En 2018, creció la ocupación en Hoteles y el Turismo, gracias al mayor arribos de extranjeros y a grandes eventos, como la Cumbre G20 y los JJOO de la Juventud. Sin casi nueva oferta en alojamientos, las tarifas crecieron y la devaluación mejoró la rentabilidad.

Los hoteles de Buenos Aires comenzaron con cierta tranquilidad el año, pese a la crisis económica y la recesión que vive el país. En 2018, registraron una mejora en la rentabilidad, gracias en parte a la devaluación, ya que sus tarifas cotizan en dólares y la mayoría de sus gastos, en pesos. Pero, además, creció la ocupación, gracias al mayor arribo de extranjeros y una gran cantidad de congresos y convenciones; con ello, también aumentaron sus tarifas en dólares.

Tras estas mejoras, los hoteles porteños lideraron en tarifa promedio y ocupación el ranking de las seis principales ciudades de América latina; como resultado de ambas variables, su RevPar (ingreso por habitación disponible, que mide el rendimiento) en dólares también se ubicó por encima de San Pablo, México DF, Santiago, Bogotá y Lima, según un informe de JLL, sobre la base de datos de STR.

En 2018, la ocupación volvió a crecer por segundo año y promedió un 69,7% de las plazas, con una tarifa promedio (ADR) de u$s 140,51, un 11,8% por encima de 2017; así, el RevPar se situó en u$s 97,88, lo que implica un alza de nada menos de 12,9% frente al año previo, el mayor aumento también a nivel regional, según el mismo informe. En pesos, el RevPar creció exponencialmente, un 88,1%, en virtud de la mejor en ocupación, tarifa y, sobre todo, la fuerte devaluación de la moneda local; así, da cuenta de la mejora que los hoteles registraron a nivel rentabilidad, ya que la inflación general se situó en un 47,6%, según el Indec. El estudio releva todo el mercado porteño, a excepción de algunos hoteles independientes (fuera de cadenas) de baja gama.

«El año pasado, la demanda creció fuerte, sobre todo por el turismo de eventos; se realizaron varios encuentros del G20 y los Juegos Olímpicos de la Juventud, además de los congresos habituales en la ciudad. También creció el turismo extranjero», comentó Santiago Berraondo, vicepresidente senior de JLL. Y, a diferencia de otras ciudades, como San Pablo, Santiago o Lima, en Buenos Aires la oferta hotelera aumentó por debajo de la demanda; ese factor impulsó el aumento de la tarifa», explicó.

En los últimos años y ante el menor arribo de extranjeros y la caída de la rentabilidad, no hubo muchas aperturas hoteleras en la ciudad. Según el informe de STR, en los cinco últimos años la oferta porteña promedió un alza de 1% anual, mientras que la demanda lo hizo un 1,6%. En cambio, en San Pablo aumentó 1,2%, frente a una demanda estable (0%); en Santiago, un 4,7% contra 3,2%, respectivamente, y en Lima fue 4,3% versus 1,4%; por eso, las tarifas y RevPar se redujeron en esos destinos, al haber más plazas.

En 2015, la ocupación fue de 62% y la tarifa promedió u$s 120, en virtud del menor arribo de extranjeros, en momentos de estabilidad cambiaria e inflación. Dos años antes, «en 2013, el promedio de tarifa era de u$s 142, pero con una ocupación de 64%, menor al 70% de 2018; por eso, el RevPar fue mejor el año pasado», precisó Berraondo.

Para 2019, las expectativas son buenas, si bien no hay grandes eventos como el G20 o los JJOO que le valieron a la ciudad seguir liderando en turismo de reuniones por 10º año en América. «Creemos que el RevPar va a disminuir levemente; hay eventos pero no de la magnitud de 2018; pero seguirá creciendo el arribo de extranjeros», aclaró.

El año empezó bien, pero se prevé una baja en el segundo semestre, ya que a nivel interanual se compara con un gran 2018. De todos modos, será un buen año, con buen desempeño en RevPar», opinó Berraondo. «No hay mucha oferta hotelera nueva prevista a corto plazo, por lo cual la presión al alza sobre la tarifa continuaría. Es el mercado con menos oferta nueva proyectada, ante la falta de financiación y la incertidumbre económica y política, que desalientan inversiones», agregó.

Pese a la mejora, los hoteles continúan con ciertas preocupaciones. «La hotelería sigue muy afectada por la presión impositiva, a diferencia de otros mercados de la región», destacó. Como dato alentador, en septiembre se aprobó la ley de incentivos fiscales en mejora de hoteles existentes o en la construcción de otros nuevos, que prevé créditos impositivos contra el pago de IIBB.

Líder en turismo de reuniones

Buenos Aires volvió a liderar en 2018, por 10º año, el ranking de ciudades de América en cantidad de eventos internacionales, según el último informe de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA). Además de ubicarse 1º en América, se situó en el 11º puesto a nivel global, igual que en 2017, cuando había ascendido seis puestos.

La Argentina, en tanto, se ubicó en el 18º puesto del mundo entre 200 países, al escalar tres puestos, desde el 21º de 2017, con un alza interanual de 17% (frente a un promedio global de 3%) y el récord de 232 congresos internacionales.

Si se toman los eventos en general (más allá de los medidos por ICCA), se realizaron 6.382 reuniones (congresos, convenciones, ferias, exposiciones y eventos deportivos internacionales) en 316 destinos del país en 2018, un 17% más que en 2017, con un impacto económico de $ 24.000 millones, según datos del Observatorio Económico de Turismo de Reuniones, de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

 

Fuente: cronista.com

X