Embarcarme fue una experiencia inolvidable. Si en la tierra se camina, en el crucero uno “vuela”!!!  Se vive de manera muy intensa. 

El crucero me permitió ver Brasil, Uruguay, España, Portugual, Italia, Malta, Grecia, Turquía y Croacia. Se convive las 24 horas con personas de diversas nacionalidades y estilos de vida; los idiomas más frecuentes: Italiano, Español, Portugués e Inglés.

En los  meses a bordo, he coleccionado maravillosas anécdotas. Es increíble ver como las puertas se van abriendo cuando uno se prepara para cumplir sus objetivos y perseguir sus sueños.

Agradezco a La Suisse que me formó en la industria del turismo, a mi familia que me apoya en cada decisión y a mis amigos que siempre están presentes.

“Escoge un trabajo que te guste, y nunca tendrás que trabajar ni un sólo día de tu vida”. Confucio

X