Las donaciones recibidas en la Suisse Cepec fueron entregadas al señor José Luis Avalos, un vecino de La Plata, a quien todo el país apoyó por su solidaridad con los más necesitados cuando él es un necesitado más.
Este trabajador, cafetero, junto a su familia, se organizaron para regalarle café y tortas fritas a las personas damnificadas por el temporal del pasado 02 de abril. A partir de ese gesto, un cronista de TN lo visitó en su hogar y comprobó que esta familia cocinaba para llevar una olla con comida caliente a quienes lo habían perdido todo. Desde ese momento, en el cual difundieron sus teléfonos para colaborarles con alimentos, cientos de personas desconocidas les hicieron llegar alimentos y muchos artículos más: prendas, calzado, pañales, colchones, medicamentos.

La familia Avalos, fue y es un ejemplo de solidaridad y compromiso al cual le agregan trabajo y honradez: ellos categorizan las donaciones, arreglan la ropa en mal estado, llevan los diferentes elementos a los vecinos de diferentes zonas y llevan un control casi obsesivo de las entregas

La Suisse estuvo presente a través de la entrega de prendas, calzado, alimentos y agua que donaron alumnos y personal de la Institución además de ropa de cama, toallas toallones, batas y alfombras de baño cedidas por un graduado de la institución, Julián Grano, Gerente del Fierro Hotel Buenos Aires.
La profesora Andrea Buryaili junto a sus alumnos de las carreras de Relaciones Públicas fueron quienes embalaron y clasificaron la ropa de blanco, mientras que la profesora Gabriela Gianoli y dos alumnas de RR.PP. y Eventos, Rosario Cánepa y Karen Batter, fueron quienes realizaron la misma tarea con la ropa, alimentos y bebidas.

El sábado 4 de mayo, Gabriela Gianoli viajó a La Plata, donde se encontró con Rosario Cánepa, habitante de esa ciudad y alumna de la carrera de eventos. Juntas entregaron las donaciones y disfrutaron de una lección de amor junto a José Luis, su esposa Nilda y sus hijos Alejandra y Elías.

Mates de por medio, pudieron apreciar el trabajo de esta familia y algunos voluntarios que les colaboran para identificar a los destinatarios y distribuir las donaciones.
Como muestra de agradecimiento y afecto, nuestras representantes recibieron dos latas artesanalmente decoradas por Nilda, llenas de caramelos y bocaditos. Un gesto que contiene mucho más que dulzura.

X